Segundo día del Triduo Eucarístico

En este segundo día de Triduo, la meditación del Rvdo. P. Don Antonio Cózar, se centró en desgranar cómo “la Eucaristía es sustancialmente el sacrificio de Jesús”.

“Un sacrificio real, verdadero y propiciatorio, instituido por Jesucristo en la última cena, dado que Él se entregó por nosotros”.

Es también “un sacrificio sacramental, en el que la víctima es el mismo Cristo que se ofrece como en la Cruz en una renovación incruenta”.

Y por último, es un “sacrificio de la Iglesia, que tiene como razón de ser fortalecernos como cristianos, y fortalecer la unidad De la Iglesia”

Al ofertorio, fueron recibidos y les fue impuesta la medalla de nuestra Pía Unión, a los veintitrés nuevos hermanos adoradores.

LAUS DEO